KIBEHO, Un lugar de reconciliación

Las apariciones de la Virgen María en África

Imagen Kibeho

"Ha escogido Dios más bien lo necio del mundo, para confundir a los sabios. Y ha escogido Dios lo débil del mundo, para confundir lo fuerte. Lo plebeyo y despreciable del mundo ha escogido Dios; lo que no es, para reducir a la nada lo que es". (1Co 1, 27-29).

En realidad, cuando en el 2009 hablábamos del año jubilar de Lourdes, con motivo de los 150 años de las Apariciones de la Virgen María a la pobre y humilde Bernadette Soubirous, ello nos puede hacer recordar, también, que los africanos celebramos en el 2011 el 30 aniversario de la visita de la Madre celestial a Kibeho (Rwanda).

África es un continente constituido por más de 52 países. Es un continente que está marcado por las guerras, la pobreza y el hambre, hasta el día de hoy. Entre estos países, Dios ha escogido lo más pobre, lo más pequeño y lo más desconocido, para re-evangelizar a nuestro mundo contemporáneo. En el mapa de África, Rwanda representa como un punto que une la línea vertical con la horizontal. En este país tan minúsculo, la Virgen María advierte que el mundo va a la perdición y que ya es hora de que nos convirtamos. En este  país del corazón de África, la Madre de Dios se dignó escoger a sus preferidos para recordar a todo el mundo el evangelio de su Hijo. Como nos dice su santidad Juan XXIII, las apariciones son la continuidad del evangelio de Jesucristo.

Nuestros antepasados ruandeses decían que Dios pasa el día fuera, pero que duerme en Rwanda. ¿Quién iba a pensar que, en una región llamada Kibeho, la más pobre de todas las de Rwanda, iba a aparecerse la Madre de Dios, en pleno día, el 28 de Noviembre de 1981? Fue algo increíble. La Iglesia, ante los hechos, creó dos comisiones, una de teólogos y otra de médicos, para estudiar estas apariciones que se iban repitiendo. El 29 de Junio de 2001, la Iglesia reconoció la autenticidad de las apariciones de las tres primeras videntes. Respecto a otros videntes que recibieron mensajes de Jesús o de la Virgen, la Iglesia no se ha pronunciado. Por lo general, los mensajes de estos videntes que no han sido reconocidos, no modifican en substancia nada de lo que dijeron las tres primeras videntes reconocidas por la Iglesia. Una de esas videntes no reconocidas, sigue teniendo apariciones en público, cada 15 de Mayo, y  esto, desde el año 1982.

Un proverbio ruandés dice: “Ifuni ibagara ubucuti n’akarenge”. La azada que quita la mala hierba en las amistades es el pie. Es decir, que los problemas se resuelven con el diálogo; uno tiene que decidirse a ir al encuentro del otro. “La reconciliación”. Las visitas tienen un papel muy importante en la cultura africana, porque allí se muestra la amistad que hay entre las personas. El visitante lleva a su amigo alguna cosita de lo que tiene, como regalo de su cosecha; y éste, se prepara, lo mejor que puede, para recibirle adecuadamente y permanecer con él. Sentados, dialogan tranquilamente, hora tras hora, hasta que el visitante toma la iniciativa de despedirse  y el otro le acompaña hasta la mitad del camino y regresa a su casa. Las apariciones de Kibeho tienen el mismo estilo. Las visitas del cielo han sido innumerables como los granitos de arena de la playa, y algunas han durado hasta cuatro horas en dialogo familiar entre la Madre y la hija o hijo.  Todo esto nos muestra el amor maternal de María, hasta el punto de comportarse como una africana. Ella, acompañada de su Hijo, porque nunca se separan, madrugan, cogen sus bastones, señal de una persona que va de viaje, y se van a África, concretamente a Kibeho, para escoger a sus preferidos y encargarles una misión para ellos y para el mundo.

¿Cuál es esta misión? Recordarnos que debemos Orar sin hipocresía, y la necesidad de Conversión y Penitencia.

(Sor Teresita - Monja de clausura Ruandesa, amiga de la infancia de Valentine Nyiramukiza).
Copyright © 2010 Asociación Cultural Virgen de Kibeho. Todos los derechos reservados