Otros Menus

Imagenes de kibeho

Madre del Verbo Madre del Verbo
Madre del Verbo
Madre del Verbo
Madre del Verbo
Madre del Verbo
Madre del Verbo
Madre del Verbo

La imagen de nuestra Señora de Kibeho, Madre del VERBO

En la época de las apariciones, las comisiones de estudio no se descuidaron de plantear cuestiones a cada uno de los presuntos videntes sobre la identidad del personaje celeste que pretendían ver: ¿Quién se aparece? ¿ Cómo viene o se va? ¿ Que aspecto tiene ? ¿ Cómo se comporta? ¿ Cómo se aguanta ? Cómo habla? ¿ Hace unos gestos? ¿ Cómo se desplaza? ¿ Cómo se presenta el "mundo" de los encuentros? Total, a petición de los miembros de las comisiones, cada vidente trataba de hacer una descripción de la Aparición, pero de una forma penosa.

El trabajo de los artistas

Después de su Declaración del 29/06/2001, Mons. Augustin Misago convocó en septiembre 2001 el primer concurso de artistas llamados a realizar un modelo de estatua de Nuestra Señora de Kibeho según las informaciones dadas por las videntes reconocidas. Con este fin, el obispo emitió una nota titulada " Apariciones de Kibeho: un retrato de la Virgen María ", elaborada a partir de los informes de las comisiones de estudio. Después de algunas pruebas, el equipo artistas desgraciadamente no pudo realizar un modelo satisfactorio. Nathalie no escondió su decepción y sus protestas.

Un año más tarde, el 22 de octubre de 2002, se organizó otro concurso. La realización del proyecto se propuso a tres grupos de artistas, a saber: a) Jean Marie Vianney Kabakera + Jean d'Amour Tuyisenge (de Kabgayi); b) Jean Pierre Sibomana + Faustin Kayitana (de Ruhengeri); c) Manuel Hakizimana (de Kigali). Todos ellos eran antiguos alumnos de la Escuela de Artes de Nyundo, e incluso estuvieron enseñando en esta escuela.

Durante varias semanas, se contrataron estos artistas para producir tres modelos de la imagen de Nuestra Señora de Kibeho en arcilla cocida, midiendo cerca de 60 cm. Podían consultar en cada momento a Nathalie Mukamazimpaka, la única vidente que se encontraba el mismo lugar, porque las otras dos, Alphonsine residía en Abidján (Costa de Marfil) y Marie Claire ya había muerto.

A petición del obispo de Gikongoro, el Padre Leszek-Czelusniak, de la Congregación de los Padres Marianistas de la Inmaculada Concepción, aceptó asegurar la coordinación de los grupos de artistas. Desde luego, la tarea no era fácil en absoluto para ellos, porque no tenían libertad para hacer lo que querían, pues debían seguir las indicaciones de Nathalie. Sin embargo las videntes mismas jamás escondieron la gran confusión para encontrar el lenguaje adecuado para poder dar una descripción del personaje celeste que se les apareció.

El 11 de enero de 2003, se constituyó un jurado compuesto por expertos bastante afines al arte religioso: debía apreciar en definitiva el mejor modelo. Los miembros de jurado eran: ML Jean Baptiste Sebukangaga, un escultor profesional de Butare bien conocido; el Padre Paul Bourgois, M.Afr, antiguo miembro de la Comisión para las apariciones de Kibeho; Sra María Utler, fotógrafo del obispado de Butare, Hermana Césaria de la Congregación de las Hermanitas de Jesús de Rango, una monja que produce estatuas en arcilla; Mons. Jean Marie Vianney Gahizi, profesor de filosofía en el Seminario Mayor de Kabgayi, dibujante; el Abad Joseph-Emmanuel Kageruka, el canciller de la diócesis de Kabgayi, dibujante; y el padre Leszek Czelusniàk, de la congregación de los Padres Marianistas, fotógrafo, pintor y promotor de la piedad mariana. Nathalie Mukamazimpaka, una de las tres videntes de Kibeho que vive en el país, estuvo durante todo el proceso, pero con voz consultiva. Lo mismo que un Grupo de reflexión del Santuario de Kibeho puesto de marcha el 21 de noviembre de 2002.

El jurado, presidido por el Ordinario del lugar, se reúne por primera vez el 8 de febrero de 2003 en el obispado de Gikongoro. Después de un largo debate en el que la vidente Nathalie estaba presente, el jurado escoge la mejor estatua entre los tres modelos presentados, con el fin de volver a trabajar todavía seriamente.

El grupo de artistas de Ruhengeri (Jean Pierre Sibomana + Faustin Kayitana) fue el que ganó el concurso. Entonces volvieron al trabajo para mejorar la estatua teniendo en cuenta observaciones expresadas por el jurado, de una parte, y por la vidente Nathalie, por otra. Después de un mes de trabajo, presentaron un nuevo modelo de la Virgen de Kibeho. De nuevo, el jurado hizo varias observaciones; había todavía que mejorarla, particularmente el simbolismo de las flores.

Entre tanto, en mayo de 2003, el padre Leszek, con base de este modelo, tomó la iniciativa de hacer en Roma el encargo de una reproducción en madera pintada.

En junio y julio de 2003, el artista de Ruhengeri, Faustin Kayitana, hizo una nueva estatua en arcilla, a la luz de los dos modelos ya existentes. Sobre todo, trabajó mucho el motivo de las flores y las proporciones del cuerpo. El modelo fue presentado de nuevo al jurado en Kibeho el 07 de agosto de 2003 para su aprobación. El jurado presidido por el Ordinario del lugar, lo adoptó definitivamente a pesar de las imperfecciones que persistían visiblemente: ninguna imagen de la Santa Virgen puede pretender ser un retrato fiel de su persona. Simplemente se trata pues un símbolo convencional. Se acordó también hacer esculpir en Europa la misma imagen de 1,20 m en madera especial y pintada, en un taller mejor equipado. Este trabajo de reproducción y de refinamiento fue confiado a un artista polaco, Marco Kowalski, un profesor de Bellas Artes en Varsovia. Comenzó la escultura en septiembre 2003 para terminarla el 21 de noviembre de 2003. La imagen volvió urgentemente a Ruanda por avión, porque una semana más tarde, el 28 de noviembre de 2003, había la bendición y entronización de esta imagen en el Santuario de Kibeho. De ahora en adelante, otros artistas podrán reproducir el modelo para su difusión.

Algunas características de la estatua:

Según la Nota del Obispo citado más arriba, " Apariciones de Kibeho, un retrato de la Virgen María ", el lugar de los encuentros está descrito por las videntes como muy bello y paradisiaco. La Virgen está de pie, pero como sobre nada: ¡parece flotar! Después de un cierto tiempo sin embargo, cada una de las videntes comenzará a verla en medio de un campo de flores de diferentes tipos, y de calidad desigual que la Virgen pide regar con agua... ¡ Con tiempo, las videntes y el público de los peregrinos acabaron por darse cuenta que las flores, en tres categorías diferentes, simbolizaban a los hombres, particularmente la muchedumbre de Kibeho, tales, como son delante de Dios en general y frente al mensaje de Kibeho dado por la Virgen. Cuanto más se ensancha el " campo de flores ", más podemos deducir de eso que el movimiento de las "conversiones" también se acelera, hasta hacerse como un gran campo. Por esta razón, las flores en medio de las cuales María flota constituyen uno de los signos distintivos de la imagen de la Virgen de Kibeho.

La Santa Virgen apareció bajo el aspecto de una Dama incomparable y muy bella. En cuanto al color de la piel, no es blanca ni negra, ni mulata tampoco. Es entre los dos.

Por otra parte, podemos ver sólo la cara y las manos, mientras que el resto del cuerpo es escondido por sus ropas. Para Nathalie, la Virgen va vestida en dos colores: un vestido blanco, y un gran velo azul-cielo que toma la forma de un abrigo o una capa que desciende para atrás hasta los pies. Comúnmente los pies y los dedos del pie son invisibles a causa del vestido y a causa del velo que los cubren. La Virgen habitualmente tiene las manos juntas sobre el pecho apuntando a la barbilla; la cabeza ligeramente inclinada, como una mamá que mira con ternura a su hijo levantado delante de ella. Nathalie dice haberla visto también con los brazos abiertos y las manos tendidas hacia la tierra. En la escultura de la estatua, optamos por la posición inmóvil con las manos juntas.

La vidente Marie Claire Mukangango dice haber recibido revelaciones sobre el rosario de los siete Dolores de la Virgen María. A la Virgen le gusta este rosario. Conocido en otro tiempo, éste había caído en el olvido. Nuestra Señora de Kibeho desea que vuelva en honor y difundido en la Iglesia. Por esta razón, la Virgen de Kibeho lleva este rosario, suspendido sobre las manos juntas.

El día del 28 de noviembre de 2003, veintidós aniversario de la aparición de la Virgen María en Kibeho, fue particularmente señalado por la bendición y la entronización de un modelo de imagen de Nuestra Señora de Kibeho. Desde luego, esta imagen no es en absoluto la fotografía de la Virgen " Nyina wa Jambo ", como se habría deseado, simplemente se trata de una obra de arte hecha por manos de hombre. No hay ni vida ni fuerza divina en ella. Es solamente un símbolo que debe incitar a nuestros corazones a elevarse hacia las realidades celestes y a contemplar a Aquella a la que este símbolo nos remite.

En su homilía, Mons. Augustin Misago recuerda lo que sigue: " según las enseñanzas siempre actuales del Concilio de Trento, sobre todo en su sesión del año 1563, la Iglesia recomienda a los cristianos poseer y honrar, en las iglesias y en las familias, estatuas e imágenes de nuestro Señor Jesucristo, de la Virgen María y los santos. Según el mismo Concilio, si veneramos estas imágenes, no es porque llevan en ellas una fuerza divina que nos llevaría a ofrecerles sacrificios y oraciones como lo hacían los paganos hacia sus ídolos (Ps 135, 18). En realidad, veneramos con ellas a los que representan, es decir, a Jesús Cristo o los santos. Esta enseñanza debe ser dada sin cesar a los cristianos para que no caigan en la trampa de la idolatría. "

Kibeho con su mensaje, con su santuario, y con su estatua de Nuestra Señora Madre del Verbo entró desde entonces en la historia de la Iglesia. Y ahora, cada día, vamos a escribir una nueva página de las maravillas de Dios en honor de María Madre del Verbo, en este lugar escogido por Ella para siempre.

Copyright © 2010 Asociación Cultural Virgen de Kibeho. Todos los derechos reservados