Otros Menus

LOS MENSAJES DE LA VIRGEN MARÍA

Elementos del mensaje de Kibeho

Entre los hechos que deberían servir de soporte a la credibilidad de las apariciones de Kibeho, uno de los más importantes es sin duda alguna el contenido de los "diálogos" de los videntes, la calidad del mensaje.

Ciertamente las apariciones de Kibeho fueron numerosas, y su duración en el tiempo muy larga; pero los elementos constitutivos del mensaje de Kibeho fueron dados en el curso de los dos primeros años de apariciones, es decir antes de finales del año 1983. Más allá de esta fecha, no hay nada más original, sino más bien repeticiones inútiles o tentativas de recapitulación. La Virgen comunica a sus videntes de los distintos mensajes, pero no opuestos; discernimos allí fácilmente numerosos puntos comunes. Nos limitaremos aquí a una visión de conjunto breve. Al por mayor, sin tener que transcribir las palabras de cada una de las videntes, el mensaje de Kibeho podría reducirse a los temas siguientes:

Un urgente llamamiento a arrepentirse y a la conversión de los corazones: " !Arrepiéntanse, arrepiéntanse, arrepiéntanse! ". " Conviértase cuando todavía están a tiempo ".

Un diagnóstico del estado moral del mundo: " el mundo está muy mal " (Ngo isi imeze nabi cyane ). "El mundo corre a su pérdida, corre peligro de caer en un precipicio" ( Ngo isi igiye kugwa mu rwobo ), es decir " ser inmerso en desgracias innumerables e incesantes ". El mundo está en rebelión contra Dios, (ubu isi yarigometse), "se cometen demasiados pecados. No hay amor ni paz ". " Si no se arrepienten y no se convierten sus corazones, van caer todos en un precipicio ".

La profunda tristeza de la Virgen: las videntes dicen haber sido fuertemente sorprendidas al verla llorar el 15 de agosto de 1982. La Madre del Verbo es muy afligida a causa de la incredulidad y la impenitencia de los hombres. Se queja de nuestra mala conducta, caracterizada por una disolución de las costumbres, las disensiones, la complacencia por el mal, la desobediencia continua a los mandamientos de Dios. Sobre este punto, ver a las tres videntes.

"La fe y la incredulidad vendrán sin que se perciba". (Ngo ukwemera no ubuhakanyi bizaza mu mayeri). Son unas palabras misteriosas dichas más de una vez por la Virgen a Alphonsine al principio de las apariciones, con encargo de repetírselas a los hombres.

El sufrimiento salvífico: este tema es uno de los más importantes en la historia de las apariciones de Kibeho. Sobre todo con respecto a Nathalie Mukamazimpaka. Para un cristiano, el sufrimiento, por otro lado inevitable en la vida de aquí abajo, es un camino obligado para alcanzar la gloria celeste. La Virgen les dijo a sus videntes, particularmente a Nathalie el 15 de mayo de 1982: " nadie llega al cielo sin sufrir ". Más aún: " el hijo de María no se separa del sufrimiento ". Pero el sufrimiento es también un medio de expiar el pecado del mundo y de participar en los sufrimientos de Jesús y de María para la salvación del mundo. Los videntes fueron invitados a vivir este mensaje de un modo concreto, a aceptar el sufrimiento en la fe y en la alegría, a mortificarse ("kwibabaza") y a renunciar a los placeres (kwigomwa) para la conversión del mundo. Kibeho es así un recordatorio del lugar de la cruz en la vida del cristiano y de la Iglesia.

Rezar sin parar y sin hipocresía: los hombres no rezan; y hasta entre los que rezan, muchos no rezan como es debido. La Virgen les pide a las videntes rezar mucho por el mundo, enseñar a otros a rezar, y rezar por los que no rezan. La Virgen nos pide poner más celo al rezar, y a rezar sin hipocresía.

Devoción a María, concretada particularmente por una recitación regular y sincera del rosario.

El rosario de los dolores de la Virgen María: la vidente Marie Claire Mukangango dijo haber recibido estas revelaciones. A la Virgen le gusta este rosario. Conocido en otro tiempo, había caído en el olvido. Nuestra Señora de Kibeho desea que sea devuelto en honor y difundido en la Iglesia. Pero el rosario de los Dolores no suplanta el Santo Rosario.

La Virgen desea que se le construya una capilla como recuerdo de su aparición a Kibeho. Este tema se remonta a la aparición del 16 de enero de 1982 a Alphonsine y se repite varias veces en el curso de aquel año, sobre todo en casa de Nathalie con nuevas explicaciones.

10° Rezar sin descanso por la Iglesia, por las grandes tribulaciones que le esperan en los tiempos que vienen. Así, se lo dijo la Virgen a Alphonsine, el 15 agosto de 1983 y luego el 28 de noviembre de 1983.

Las apariciones de Kibeho, a menudo contenían ritos y símbolos. Así, la bendición del agua y, con este agua, la bendición de la muchedumbre y de los objetos de piedad aportados por peregrinos. Los ritos de bendición generalmente se acompañaban de palabras cuyo contenido es equivalente a oraciones de intercesión. Entre otros símbolos, podríamos citar también " el campo de flores ' " o de "árboles" que las videntes se ponían a regar a petición de la Virgen. Estas "flores" o "árboles" de diferentes especies y calidades simbolizarían a los hombres dentro de la acogida del mensaje de la Virgen: cuantas más conversiones, más se agranda el " campo de flores " y se diversifica en colores.

Según las videntes, el mensaje de María dado en Kibeho " no se dirige a un solo individuo, y esto no es para algunos instantes; sino que se dirige a todos, al mundo entero ".

Cuando se analizan las declaraciones tenidas por las videntes, se resalta claramente que para ellas la Virgen María no vino a Kibeho para dar enseñanzas nuevas, sino para recordar, con la claridad deseada, lo que habíamos olvidado; para despertarnos, sacudir nuestras conciencias, advertirnos, devolvernos la llamada a nuestros deberes de hijos de Dios, conducirnos hacia el camino derecho, incitarnos a enmendar nuestras vidas. En suma, vino especialmente para trabajar por nuestro recuperación espiritual, con vistas a la salvación. María nuestra Madre no puede dejar perderse a sus hijos. Y lo que la aflige mucho, es nuestra ceguera y endurecimiento de corazón.

El status de las apariciones en la Iglesia

De la opinión de los teólogos reconocidos, las apariciones y las revelaciones privadas no son más que unas gracias de excepción; su función en la vida de la Iglesia queda siempre limitada. La Iglesia es consciente, en efecto, que la Revelación positiva que Dios quiso comunicar a los hombres para su salvación concluyó con la muerte del último Apóstol, San Juan Evangelista y autor del libro del Apocalipsis. Todo lo que es necesario para nuestra salvación ya se encuentra en la Escritura Santa y en la Tradición viva de la Iglesia. Aún cuando las visiones más estimables podrían darnos nuevos motivos de fervor, no darían en absoluto, nuevos elementos de vida cristiana y de ciencia divina. Hablando con propiedad, no hay revelaciones nuevas que esperar, lo que no quiere decir de ninguna manera, que Dios no continúa interviniendo personalmente en la historia del mundo.

Así como santo Pablo Apóstol nos dice que los carismas son por naturaleza destinados al bien común de la Iglesia, ninguna aparición dispensa a los videntes de la referencia y de la obediencia a los pastores de la Iglesia. En efecto, " es a ellos a quienes la Iglesia ha encargado de emitir un juicio sobre la autenticidad de estos dones y sobre su buen uso.

Es a ellos a quienes se confiere especialmente, el no extinguir el Espíritu, sino comprobar todo para mantener lo que es bueno " (j Thess. 5, 19-22; vaticano Él, L.G. N.12).

Una aparición reconocida, que refuerza entre los fieles una vida de fe y de oración es ciertamente una ayuda poderosa para los pastores de almas; pero el mensaje vinculado a esta aparición no es una revelación nueva, es más bien un recordatorio de la enseñanza ordinaria de la Iglesia (ver Catecismo de la Iglesia Católica, Nº 67).

En la historia de la Iglesia las apariciones reconocidas a menudo fueron una señal de alarma para invitar la gente a convertirse. Tuvieron el papel de sacudir las conciencias adormecidas para mantenerlas alerta, a la espera de la Parusía de Cristo. Fueron recordatorios urgentes adaptadas a la situación espiritual de una época (ver a Mons. J.B. Gahamanyi, Carta pastoral sobre los acontecimientos de Kibeho, Butare el 30 de julio de 1983, p. 8-9).

De todas formas, no hay que exagerar la importancia de un reconocimiento oficial de las apariciones. Por otra parte, este reconocimiento no es infalible en absoluto. Es solamente una propuesta a la fe de los fieles, porque hay buenas razones para creer en esto; pero la autoridad de la Iglesia no obliga a nadie a creer, ya que toda decisión tomada por la autoridad en este campo, no es un dogma de fe. Qué nadie se arrogue pues el derecho a imponer a otros sus propias convicciones o de suplantar al magisterio de la Iglesia o, aún más, a faltar el respeto hacia los que creen en eso. Qué hablando de apariciones, los cristianos se apliquen " a guardar la unidad del Espíritu por el lazo de la paz " (Ef 4, 3).

Abstengámonos de creer en todo lo que el rumor general proclama como milagros, como tampoco hay que creer que toda persona que dice ser vidente, sea portadora de un mensaje que viene del cielo que sea necesariamente inspirado por Dios. Jesús nos advierte: " es por sus frutos que los reconoceréis " (Mt 7, 20).

Por consiguiente, que nadie forme parte de esta gente sobre quien el Apóstol santo Pablo dice que " no soportarán más la doctrina sana, sino que, a merced de sus propias pasiones y afán de oír novedades, se rodearán de cantidad de maestros y desviarán los oídos de la verdad para volverse a las fábulas " (II Tim 4, 3-4).

Predicciones de un futuro próximo

Las Sagradas Escrituras, fuente de una sabiduría secular, nos advierten: «¿Pensáis que esos galileos eran más pecadores que todos los demás galileos, porque han padecido estas cosas? No, os lo aseguro; y si no os convertís, todos pereceréis del mismo modo. O aquellos dieciocho sobre los que se desplomó la torre de Siloé matándolos. ¿Pensáis que eran más culpables que los demás hombres que habitaban en Jerusalén? No, os lo aseguro; y si no os convertís, todos pereceréis del mismo modo.» S. Lucas 13,1-5

¿Son acaso los ruandeses más pecadores que nosotros? ¡No de cierto! La Stma. Virgen y Nuestro Señor anuncian en Kibeho los Últimos Tiempos, (no confundir con el "fin del mundo"), igual que en otros lugares de aparición aprobados por la Iglesia. Y, ¿quién es el que escucha?

Pocos, muy pocos son los que escuchan, más bien nadie. Curiosamente los mensajes de Kibeho ya habían sido publicados algunos años antes del genocidio; incluso circulaba en los ambientes marianos de la sociedad ruandesa, una película hablando de estos mensajes. Pero..., ¿quién escucha? Después de ocurrido, la ONU se apresuró a querer ayudar, y a delimitar daños. Pero..., ¿podríamos imaginarnos a la ONU reconociendo que el "genocidio ruandés" ya había sido anunciado por la Santísima Virgen María?

¡Ya está todo anunciado, pero muy pocos son los que quieren escuchar!
Copyright © 2010 Asociación Cultural Virgen de Kibeho. Todos los derechos reservados