Otros Menus

Otras Informaciones

  • Disponemos de:
    Opúsculos editados con motivo del 25 Aniversario de las apariciones, conteniendo la historia de las apariciones. (Gratuito)
    Estampas de la Virgen de Kibeho. (Gratuito)
    Folletos de cómo se reza el Rosario de los 7 dolores. (Gratuito).
    Rosarios de los 7 dolores. (5.- €)
    Si está interesado, póngase por favor, en contacto con nosotros.
    Contacto

Archivo de la corona de los 7 dolores

Segundo Dolor

Ver el Tríptico(en pdf)

Corona de los SIETE Dolores (Continuación)

Primer Dolor Primer Dolor.
La profecía de Simeón
Segundo Dolor Segundo Dolor.
La Huída a Egipto
Tercer Dolor Tercer Dolor.
La pérdida del niño Jesús
Primer Dolor Cuarto Dolor.
Encuentro con Jesús camino del calvario
Segundo Dolor Quinto Dolor.
Jesús muere en la Cruz
Tercer Dolor Sexto Dolor.
María recibe a Jesús bajado de la Cruz
Tercer Dolor Séptimo Dolor.
Jesús es colocado en el sepulcro

ROSARIO DE LOS SIETE DOLORES

COMPOSICIÓN DEL ROSARIO

Rosario 7 Dolores

REZAR EL ROSARIO DE LOS 7 DOLORES

Se reza un Padrenuestro y siete Ave Marías por cada dolor de la Virgen. Al final del último Ave María, en lugar del Gloria, se reza “Madre mía, haz que mi corazón acompañe tu dolor en la muerte de Jesús”. Al final de la corona, se rezan tres Padrenuestros y tres Avemarías por las lágrimas de María.

Por la señal, de la santa cruz…
Acto de Contricción

Señor mío, Jesucristo, me arrepiento profundamente de todos mis pecados. Humildemente suplico Tu perdón y por medio de Tu gracia, concédeme ser verdaderamente merecedor/a de Tu amor; por los méritos de Tu Pasión y Tu muerte y por los dolores de Tu Madre Santísima. Amén.

Oración de ofrecimiento

Dios mío, te ofrezco esta santa corona de los dolores principales de María, para mayor gloria vuestra, y para venerar a María Santísima, meditando y compartiendo en Ella sus dolores. Alcánzame la gracia del perdón de mis culpas y una verdadera disposición para obtener el fruto de las indulgencias concedidas a esta corona.

PRIMER DOLOR: LA PROFECÍA DE SIMEÓN

Me compadezco Señora, de Ti, por el dolor que sufriste cuando escuchaste la profecía de Simeón, cuando te dijo que la Pasión de tu Hijo sería una espada de dolor que atravesaría Tu corazón.

Un Padrenuestro y siete Avemarías…
Madre mía, haz que mi corazón acompañe tu dolor en la muerte de Jesús.
SEGUNDO DOLOR: LA HUIDA A EGIPTO

Me compadezco Señora, de Ti, por el dolor que sufriste en el destierro de Egipto, prueba y necesidad de aquel largo camino.

Un Padrenuestro y siete Avemarías…
Madre mía, haz que mi corazón acompañe tu dolor en la muerte de Jesús.
TERCER DOLOR: LA PÉRDIDA DEL NIÑO JESÚS

Me compadezco Señora, de Ti, por el dolor que sentiste cuando perdiste a tu Divino Hijo en Jerusalén por tres días.

Un Padrenuestro y siete Avemarías…
Madre mía, haz que mi corazón acompañe tu dolor en la muerte de Jesús.
CUARTO DOLOR: EL ENCUENTRO CON JESÚS CAMINO DEL CALVARIO

Me compadezco Señora, de Ti, por el dolor que sentiste cuando encontraste a tu Hijo con la cruz a cuestas camino del Calvario, con escarnios, injurias y caídas.

Un Padrenuestro y siete Avemarías…
Madre mía, haz que mi corazón acompañe tu dolor en la muerte de Jesús.
QUINTO DOLOR: JESÚS MUERE EN LA CRUZ

Me compadezco Señora, de Ti, por el dolor que sentiste cuando viste morir a tu Divino Hijo clavado en una cruz entre dos ladrones.

Un Padrenuestro y siete Avemarías…
Madre mía, haz que mi corazón acompañe tu dolor en la muerte de Jesús.
SEXTO DOLOR: MARIA RECIBE A JESÚS BAJADO DE LA CRUZ

Me compadezco Señora, de Ti, por el dolor que sufriste al recibir en vuestros brazos el cuerpo de Tu Santísimo Hijo, cubierto de sangre de tantas llagas y heridas.

Un Padrenuestro y siete Avemarías…
Madre mía, haz que mi corazón acompañe tu dolor en la muerte de Jesús.
SÉPTIMO DOLOR: JESÚS ES COLOCADO EN EL SEPULCRO

Me compadezco Señora de Ti, por el dolor que sentiste en tu soledad, cuando dejaste el cuerpo de tu Hijo en el sepulcro.

Un Padrenuestro y siete Avemarías…
Madre mía, haz que mi corazón acompañe tu dolor en la muerte de Jesús.
Oración Final

¡Oh Doloroso e Inmaculado Corazón de María, morada de pureza y santidad, cubre mi alma con tu protección maternal a fin de que siendo siempre fiel a la voz de Jesús, responda a Su amor y obedezca Su divina voluntad! Quiero, Madre mía, vivir íntimamente unido a tu Corazón que está totalmente unido al Corazón de tu Divino Hijo. Átame a tu Corazón y al Corazón de Jesús con tus virtudes y dolores. Protégeme siempre. Amén.

Copyright © 2010 Asociación Cultural Virgen de Kibeho. Todos los derechos reservados