Otros Menus

Alphonsine
Alphonsine

LOS VIDENTES (Alphonsine MUMUREKE)

La Virgen se le apareció por primera vez en Kibeho, el sábado 28 de Noviembre de 1981, en el comedor del colegio.
Alphonsine en Kibeho
Tenía 16 años y estudiaba primero de secundaria.
Ella lo explica así: "Eran las doce del mediodía, empecé a tener mucho miedo y no veía nada. Después sentí que el miedo se transformaba en alegría, y escuché una voz que me llamó así: "Hija mía".
Yo le contesté: "Aquí estoy. ¿Señora, quién eres?"
Ella me dijo: "Soy la Madre del Verbo". Yo, en seguida, di un paso adelante y me arrodillé, e hice la señal de la Cruz.
Me preguntó: "¿Qué es lo que más te gusta de las cosas de Dios?"
Yo le respondí: "Amo a Dios y a la Madre de Dios que nos ha engendrado el Salvador".
Me dijo: "¿Es verdad?" Le contesté que sí.
María dijo: "Sí, así es; vengo a tranquilizarte porque he escuchado tus oraciones. Quisiera que tus compañeras tuvieran más fe, porque no creen con suficiente fuerza".
Yo le contesté: "Te doy gracias porque no soy digna de que Tú, que eres la Madre de Dios, te hayas aparecido a mí. Es verdad que aquí somos de poca fe, pero Tú nos amas".
Alphonsine continúa: "La Virgen no era blanca como la vemos en las estampas, y llevaba una túnica blanca, sin zapatos. En este día, yo pensaba que estábamos solas, Ella y yo, y que no había nadie más a mi lado. Después, mis compañeras del colegio me dijeron que yo, en el comedor, había hablado en varias lenguas y que algunas no las entendían. Antes de que la Virgen se marchara, yo recé tres avemarías y el "Veni Creator" y vi que subía al cielo como Jesús.
En las otras apariciones, no veía ni cómo llegaba ni cómo se iba, porque todo sucedía en un instante. Después pedí a la Virgen que se apareciera a otras personas, para que esto sirviese para los que no creían que Ella se me aparecía". (Aquí, cabe recordar que los profesores y alumnos de la escuela, en general, no la creyeron; y, algunos, hasta se burlaron de ella). Más tarde, el 12 Enero de 1982, la Virgen María se aparecería a Nathalie.

Aparición del 15 de Agosto de 1982

Dijo Alphonsine, dirigiéndose a la Virgen María: "¿Por qué lloras?... ¿Por qué no me contestas?... Soy yo la que debería llorar por ti y no Tú por mí.
Alphonsine
Alphonsine
A mí, eso no me gusta, y tampoco tengo poder para ir a consolarte, limpiando tu cara. ¿Qué te hace sufrir?" La Virgen María le contestó: "He venido del cielo al mundo, inútilmente. Los hombres no me aman, me ofenden. La tristeza me hiere el corazón; tú, al menos, muéstrame que me quieres. Ven a mi corazón".
Alphonsine le dice: "Deja de llorar, por favor". La Virgen María le dice: "He abierto la puerta y nadie quiere entrar. He visto que el mundo va a la perdición. He venido a salvarlo, pero no me ha aceptado".
A continuación, la Virgen le mostró imágenes terribles: un río de sangre, personas que se mataban entre sí, cadáveres abandonados sin que nadie los enterrara, llamaradas de fuego, las cabezas cortadas que aún sangraban...
Dijo entonces Alphonsine: "Madre mía, no puedo soportar estas cosas tan horribles". Esta visión, que en aquel momento no tenía ninguna explicación lógica, se relacionaría más tarde con el terrible genocidio que trece años después, entre 1994 y 1995, tuvo lugar en Ruanda y de manera especialmente cruel, en Kibeho.

La esencia del mensaje de la Virgen a Alphonsine es similar al de otras apariciones reconocidas como Lourdes o Fátima: Una invitación urgente a la conversión, a la oración y al ayuno. La Virgen ha declarado que el mundo parece estar en rebelión contra Dios, que no hay paz ni amor, y que, si la gente no se arrepiente ni se convierte de corazón, la humanidad se encamina hacia el «abismo». Alphonsine vio a la Virgen llorando a causa de los pecados del mundo.

N.B. El milagro del día 5 de junio fue el siguiente: Un relámpago quemó todas las ofrendas que los fieles habían traído a Kibeho. Al preguntar a la Virgen por qué había ocurrido esto, Ella contestó que estaba contenta, y que las quemó como holocausto. Es necesario que haya víctimas para obtener la salvación de los pecadores. La Virgen se despidió de Alphonsine en Kibeho, el 28 de Noviembre de 1989. En esta fecha, Alphonsine pidió a la Virgen que Ella estuviera siempre a su lado, en la nueva etapa de vida que iba empezar después de las apariciones, y que la gente no la tratase como un ídolo porque había visto a la Virgen, sino como una persona cristiana cualquiera.

Finalmente, la Santísima Virgen se dirigió a los peregrinos diciendo: "Los que abrazan la vida consagrada, deben saber que este estilo de vida cuesta y es austero, pero lo importante es ser fiel a la promesa (votos de pobreza, castidad y obediencia) que han hecho al Señor". Y, por último, les dijo: "Hijos míos, me despido de vosotros, yo os amo, os amo, os amo mucho, pero ¡ay! de aquel que disimule este amor que os tengo y que os prometo. He venido del Cielo para vosotros, porque veía que os faltaba algo".

Vida después de las apariciones

Entre tanto, Alphonsine acabó sus estudios secundarios en la Escuela de las Letras de Kibeho en julio de 1989 con un diploma del nivel A2 en secretariado. Esta escuela se llama ahora " Grupo escolar Madre del Verbo " (desde 1998). Ya en el año 1982, Alphonsine, interrogada sobre sus proyectos de futuro, expresaba su deseo de hacerse religiosa. En esa época, pensaba espontáneamente en la congregación de la hermana Benebikira, pero las superioras de esta congregación ponían reservas con persistencia subrayando el hecho de que la cuestión de las presuntas apariciones no se había clarificado todavía por las autoridades de la Iglesia.

Al fin de sus estudios en Kibeho, Alphonsine fue contratada inmediatamente por la diócesis de Butare como secretaria - mecanógrafa en el Servicio diocesano de la Enseñanza Católica en lo que antes se llamaba prefectura de Gikongoro. Este servicio estaba dirigido por un sacerdote. Cuando la diócesis de Gikongoro se creó en 1992, Alphonsine conservó su empleo. Es allá dónde vivió la tragedia de las matanzas y del genocidio sucedidos en 1994. Por su seguridad, debió refugiarse en la casa del cura de la parroquia de Gikongoro. Después, para huir de combates y todo un clima de inseguridad generalizada a través del país, marchó con unos conocidos y amigos hacia Zaire (hoy RD Congo). En Bukavu algunas familias del lugar que la habían conocido en Kibeho con ocasión de las apariciones o las peregrinaciones, se hicieron cargo de ella.

Pero algunas semanas más tarde, Alphonsine prosiguió su camino hasta Costa de Marfil, más exactamente a Abidján, gracias a la ayuda de una familia marfilo-congolesa (RD.Congo) que le había conocido en Kibeho con durante las apariciones. A través de esta familia, entró en contacto con el padre Raymond Halter, un sacerdote marianista, que también le visitó en Kibeho el 28/11/1989 en la época de las apariciones. Prácticamente se hizo el director espiritual de Alphonsine y responsable de su presencia en Costa de Marfil. Veló por ella hasta su muerte sobrevenida en diciembre de 1998. En ese tiempo, el padre Joseph Bezel, el cura de parroquia en Francia y el gran amigo del padre Raymond Halter, ayudó a Alphonsine a obtener una beca para la Escuela Superior de Comercio Castaing de Abidján, con inscripción a la sección de Secretariado durante 3 años (de 1995/96 a 1997/98) que no pudo acabar. A la muerte del padre Raymond Halter, éste fue relevado por un sacerdote diocesano de la Costa de Marfil, llamado Abad Basile Mobio Gbangbo, de la archidiócesis de Abidján, cura-deán de la parroquia Sagrado Corazón de Abobo. Este abad parece haber desempeñado un gran papel en la vida de Alphonsine como un consejero espiritual bien escuchado, e influyente cerca del arzobispo de Abidján, el cardenal Bernard Agré, con quien Alphonsine pudo entrar en contacto. Por su parte el obispo de Gikongoro le envió una carta de recomendación al Cardenal. Fue siguiendo consejos del abad Basile que Alphonsine tomó la decisión de dejar el Instituto de Comercio para inscribirse en la Escuela Superior de Catequesis de Abidján, afiliada a la Universidad Católica de África del Oeste.

Al mismo tiempo, era aspirante en la Orden de Santa Clara. Después de haber obtenido un bachillerato en teología en junio de 2003, con una especialización en catequesis, entró entonces en el monasterio de Santa Clara de Abidján (Hermanas Clarisas). La toma del vestido religioso lo efectuó el 26/07/2004 con el principio del noviciado. Las ceremonias de profesión religiosa temporal se efectuaron el 15 de julio de 2006. La joven profesa se llamará en lo sucesivo por el nombre de " Alphonsine de la Cruz Gloriosa ".

Durante su estancia en Abidján, Alphonsine pudo entablar relaciones estrechas con algunas familias piadosas de Costa de Marfil, interesadas en las apariciones de Kibeho. Entre ellas podemos citar sobre todo: la familia marfilo-congolesa que conoció en Bukavu, la familia Siba Magdalena a quienes queda muy vinculada, según el testimonio del abad Basile. La familia Gnamien Obi en Abobo, la familia Mobio en Abobote (es la familia del abad Basile), la familia Gado en Marcory, la familia Sampah en Bietry y algunas otras más.

Los padres de Alphonsine ya habían muerto. Su padre, Tadeo Gakwaya, murió asesinado en septiembre de 1984. En cuanto a su madre, Immaculata Mukarasana, murió de enfermedad mucho tiempo después de la guerra.

Después de Costa de Marfil, y por razones de salud fue a Italia a la misma congregación donde Alphonsine se encuentra actualmente.

Copyright © 2010 Asociación Cultural Virgen de Kibeho. Todos los derechos reservados